Uribe y los trillizos del escándalo de corrupción “Odebrecht”

Tres buenos muchachos. Tres historias. Santos, Zuluaga y Duque, trillizos producto del amor corrupto de Odebrecht y un padre putativo que pretende mantenerse en el poder por medio de ellos.

uribe

Juan Manuel Santos, conocido como “El Traidor”, es el mayorcito y nació en cuna de oro. Vivaz y de mirada románticamente elitista, Uribe lo adoptaría para seguir gobernado a través de él. Lo impulsó, lo recomendó e invitó a toda Colombia a votar por él. Odebrecht lo apoyó en su campaña reelecionista, aportando un millón de dólares en el 2014, según cuenta Néstor Humberto Martínez, quien es el Fiscal General de la Nación y amigo cercano a la familia, y cercano a todas las familias que han gobernado, gobiernan y quieren gobernar para siempre a Colombia.

Oscar Iván Zuluaga, el de la mitad. Su apellido se escribe con “Z” de zorro, de zorro político. Segundo en ser adoptado por Uribe. Buen bailador, de expresión facial dura y aventajado en conocimiento ciber-tecnológico. Hackeó el corazón de Álvaro Uribe y este lo mostró al país como el reemplazo de Santos. Uribe lo impulsó, lo recomendó e invitó a toda Colombia a votar por él. Odebrecht, como buena madre, también lo apoyó en su campaña en el 2014 con 1,6 millones de dólares. Desde Brasil, país de origen de Odebrecht, han aportado pruebas señalando que esos dineros si entraron a la campaña de Zuluaga, pero el Consejo Nacional Electoral y el Gobierno de su hermano “El Traidor”, archivaron la investigación.

Iván Duque, el más pequeño, el sute de la camada. Última esperanza de Uribe para gobernar y tercer buen muchacho en ser adoptado. De carácter bonachón y cara alegre, rechoncha y rosada. Uribe lo está impulsando, lo está recomendando y está  invitando a toda Colombia a votar por él. Duque ya reconoció que en febrero de 2014 participó en una reunión en Brasil, donde estaba con Óscar Iván  Zuluaga y el publicista Duda Mendonça. Después se sabría que Odebrecht hizo pagos millonarios a Mendonça a cambio de asesoría a la campaña presidencial de Óscar Iván Zuluaga. Duque dice que no sabe nada, que lo invitaron, que su hermano lo llevó y que él era muy pequeño para entender lo que estaba pasando.

Santos, Zuluaga y Duque se pelean entre ellos, despertando amores y odios entre sus seguidores y detractores. Todos adoptados, impulsados y recomendados por Uribe para ser sus presidentes y representantes de sus sueños políticos. Trillizos de corazón grande y mano firme, salpicados por Odebrecht, que dicen ser diferentes el uno del otro, pero que representan lo mismo y que representan, o representaron, al mismo.

Por: Julian Carvajal / @juliancarvajal_

Artículo de Semana.com

Tomado de : laflechadeaster.wordpress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s